Textos

sábado, 27 de octubre de 2012

AMANCIO ORTEGA

No me pienso meter hoy con Amancio Ortega porque haya donado a Caritas veinte millones de euros. Y no lo voy a hacer aunque dicen que paga un 1% de impuestos aprovechando la SICAV. Ha donado los veinte millones porque le apetece. Y en un país donde se protege tanto a los defraudadores, a los consejeros de los bancos, a los que sacan el dinero y lo llevan a paraísos fiscales. En un país en donde nos corrigen hasta los europeos, donar porque sí tiene mucho mérito. Hay muchas personas que acuden a Caritas desesperadas y que lo van a agradecer. Si no paga lo que debería no es cosa suya sino de los políticos, los gobernantes, los parlamentarios, que no saben o no quieren acabar con el fraude. Si han tenido que venir la UE para que los consejeros de Caja Madrid devuelvan lo que se les pagó (porque ahora nos hemos enterado de que al final se pagó a personas que fueron responsables de la caída de las cajas y de la ruina de tanta gente.) Si donan los ricos porque nadie les hace pagar. Si se ponen de huelga los presos porque quieren ser como el etarra Bolinaga. Si tienen que salir a la calle los “perroflautas” y “los yayoflautas” es porque estamos muy requetemal, porque se actúa injustamente o porque quizá haya muchos favores que devolver. Pero no queremos ni un gobierno ni una oposición cautiva de nada ni de nadie. No, no pienso desprestigiar a Amancio Ortega porque, si es cierto que no paga lo que le corresponde, es porque le dejan. Y si le dejan hacer mangas y capirotes con su dinero, todavía tiene mérito por donar algo. Otros, ni eso. Así que si Bolinaga en un acto de deferencia hacia las víctimas, se vuelve a meter en la cárcel de “motu propio”, o los consejeros devuelven sus emolumentos, o los bancos dejan de embargar a los hipotecados como cortesía por los 1.847 euros que cada español ha pagado al sector financiero para tapar agujeros, pues eso que nos encontramos. Si no hay justicia tendremos que conformarnos con agradecer los detalles de los que nadie persigue. Solo me queda pedir a los “perroflautas”, a los europeos, a la troika, a los periodistas, y a todo el que tenga un poco de decencia y poder, que por favor pongan orden en este país para que gente como Jose Luis Domingo no tenga que poner fin a una vida deshecha por otros.

domingo, 14 de octubre de 2012

¿ESTO ES SERIO?

Yo es que hay cosas que no acabo de comprender. Hace años, en la boda del príncipe Felipe, robaron a uno de los invitados en la plaza mayor. Y mira tú por donde, apareció el bolso con todas las pertenencias dentro en cuestión de horas. Fue algo maratoniano, un verlo y no verlo. Yo me mosqueé y escribí una carta al periódico que titularon: “Señor ladrón, devuelva el bolso, que estamos hablando de la realeza”, o algo por el estilo. Ahora, tantos años después, me surge de nuevo la duda. Mario Conde se presenta a las elecciones gallegas. Y así, por arte de birlibirloque, aparecen de la nada los testaferros que tienen la titularidad de sus bienes: cinco fincas, nada menos, que ahora, y solo ahora, se ha demostrado que le pertenecen y que su familia disfrutaba desde hace años. No un día antes de presentarse a las elecciones, ni unos años antes, no. Justo ahora. Y yo me pregunto; ¿pasará los mismo con Roldan?, ¿pasará los mismo con los miles y miles de personas que se han quedado con dinero publico o privado, que han robado y que después de pasar por la cárcel no han devuelto ni un duro por declararse insolventes? ¿Será que están esperando a que sean malos para sacar la fortuna que robaron a relucir y devolverla a quién corresponda? Será como aquellos descuideros de la plaza mayor que robaron a quién no debían y tuvieron que devolverlo, más que nada porque hasta ahí podíamos llegar. Robar a un noble. Abrase visto. Pero ahora en serio; ¿esto es serio?

sábado, 6 de octubre de 2012

LOS TÓPICOS Y EL CHIKEOSAURUS

Hay gente para todo, desde los que no se sientan a pensar ni un minuto y hablan a base de tópicos, hasta los que tienen una mente tan fluida que cuestionan absolutamente todo y no se pueden conformar sin montarla. A mí los tópicos me molestan bastante. Cada día sale uno nuevo. Al principio te sorprenden, pero enseguida te hastían. Hace tiempo comenzó el famoso; “niego la mayor”. Supongo que se referirán a la premisa mayor, pero el que dice algo así, algo que repite todo el mundo, no puede saber ni lo que es una premisa, ni cual es la mayor, ni un argumento, ni nada de nada. De no ser así, no diría algo que está en el fragor popular. Luego vino lo de que “te lo tienes que mirar” Se supone que por un psiquiatra, porque se suele referir a algo muy personal, algún mal gesto que no conviene, o algo por el estilo. Una forma de “faltar” impresionante, pero que como está en la boca de todos, pues como que parece menos ofensivo. No digamos ya lo del “vuelvo a repetirte.” o el ¿vale?” al final de la exposición. Equivalente al ¿te enteraste al fin, so zopenco? El último que pulula por ahí es el de “Lo que pasa es que no se lo han explicado bien”. Conozco a uno que piensa que no se lo han explicado bien a los magistrados: los peritos, los propios conocimientos que se le suponen a la judicatura, los asesores, y el dosier de la causa. Todo, absolutamente todo lo que no le conviene es porque se lo han explicado mal. Si le hubieran dejado al susodicho aclarar, si le dejaran sentarse frente al tribunal con una pizarra de las de antes y tiza de la que te deja perdido, lograría con básicos dibujitos hacer un certero planteamiento de la situación, y las sentencias serían otra cosa, mucho más beneficiosas. Tamaña prepotencia, tamaña falta de respeto, tamaña zafiedad, solo se explica por la dichosa obsesión por soltar tópicos. Si pensáramos un poquito antes de hablar, solo un poquito, lo suficiente para emplear nuestros propios términos, seguro que seríamos más creativos, más originales y más respetuosos. Aunque sin llegar a el otro extremo, claro, los que no dejen de darle al “coco” ni un minuto, como el paleontólogo Jack Horner, que a base de imaginar, de darle vueltas a todo, y de no querer conformarse con lo que le dan hecho, ha decidido lograr a través de un proceso de activación atávico (encendido de las características evolutivas anteriores) crear un pollo de varios dedos, dientes y cola larga que llama el Chikeosaurus. Y estoy ilusionadísima porque si además de lo guapo que le va a salir, le inserta un detector de tópicos y topiqueros para aniquilar a esa especie, estamos salvados.