Textos

domingo, 24 de agosto de 2008

INAPROPIADA


Me siento inapropiada, como fuera de la norma, y me pregunto si eso será síntoma de enfermedad o falta de algún elemento químico que me permita entrar en el engranaje humano y disfrutar de las mismas cosas.
Lo he confirmado esta semana, cuando se produjo el accidente aéreo en Barajas. No me parece mal que la prensa informe, comunique los heridos y los muertos, que se pregunten por el fallo y las responsabilidades, que alarguen la información hasta la saciedad. Incluso comprendo que nos narren las historias personales, el dolor individualizado, todo eso. Pero lo que no comprendo ni comprenderé jamás, es ese afán por mostrar a los familiares en el momento de llegar a Barajas, en ese instante en el que no saben todavía si su ser querido ha resultado herido o muerto. La llegada a Ifema, el llanto, los abrazos, el desconcierto y la desesperanza. Ni siquiera por respeto al dolor y a la intimidad las cámaras dejan de grabar.
Recuerdo otro incidente, la imagen del padre de Miguel Ángel Blanco cuando llegaba a su domicilio sin saber todavía que habían secuestrado a su hijo, recuerdo cómo las cámaras se le echaban encima para preguntarle, para conocer su reacción de primera mano. Él no daba crédito a todo ese barullo de gente que rodeaba su casa, no entendía, no sabía. Pero nosotros sí, nosotros, espectadores de la tragedia, sí sabíamos lo ocurrido, y lo veíamos trabucarse, preguntar.
¿Qué información es esa? qué placer puede suponer ver derrumbarse a un hombre, qué induce a los medios de comunicación a enseñárnoslo una y otra vez, a no respetar su intimidad, su dolor, su derecho a sentir libremente, a abrazarse a quién ellos quieran, sin que España entera lo tenga que constatar.
Si nos lo muestran, es porque vende, y si vende, es porque le gusta a la mayoría, y si le gusta a la mayoría, yo estoy enferma o soy inapropiada.

6 comentarios:

leo dijo...

Ay Carmen, querida: lo mismo llevo preguntándome yo desde ese día fatídico. Y en tantas otras ocasiones. "¿Por qué nos ponen esto?" es mi pregunta. No hace falta esa impudicia con los demás, hacer de la tragedia un espectáculo. Y sin embargo, siempre pasa lo mismo. Los americanos, tanto que nos metemos con ellos, lo hicieron mucho mejor el 11-S: demostraron tener mucha más humanidad.
A ver si nos juntamos prontito, las inapropiadas.

Alex von Arnim dijo...

Hola Carmen!
vaya, ya veo que solo Leo te ha adornado la entrada... estarán todos de vacas! :-)
pues sí, es muy lamentable lo de los periodistas de este país, y lo de sus televidentes, claro. No sé quién dijo que uno se hace escritor cuando se da cuenta de que no encaja en ningún sitio....
Lo malo es que se supone que los periodistas deberían tener vena de escritor...en fin, esto llevaría a habar de la decadencia absoluta de la universidad, y no es para enrollarse.
Besos
Alex

Carmen dijo...

Hola Leo. Creía que andabas todavía por Galicia, disfrutando del campo y el pulpo.
Me alegro de tenerte aquí de nuevo, aunque tengas que sufrir como yo de la chabacanería y la falta de delicadeza.
Besote de reencuentro

Carmen dijo...

Hola inapropiado Alex. Cómo me gusta saber que cada día somos más.
U/n beso.
Carmen

Lispector dijo...

¡Hola Carmen!¡Qué alegría leerte nuevamente! La verdad es que es realmente triste lo que comentas, pero lamentablemente cierto. Yo tampoco entiendo el placer de ciertas personas -de casi todas al parecer-, al ver cómo se hace leña del árbol caído. Por eso cuando veo a mi gata, pienso que, en mi próxima vida, de tenerla, querría ser un felino. Un fuerte "amiau" para ti.

Carmen dijo...

Ya seremos dos felinas.
Un besote fuerte, Daniela.
Yo también me algro de reencontrarte despues de las vacaciones.
Carmen