Textos

viernes, 10 de septiembre de 2010

ADOPTE A UN PERSONAJE LITERARIO






Personajes abandonados, otras víctimas de la crisis.
Las causas que favorecen el abandono son la baja apuesta de las editoriales, la quiebra de alguna de ellas, la necesidad de mantenerse
La razón es la crisis del mundo literario que hace que las editoriales cada vez tengan menos dinero para apostar fuerte, para salir adelante sin someterse a las exigencias del mercado. Aunque los únicos culpables sean los autores, resaltan los amantes de la literatura, también se ha notado que cada vez hay menos ganas de acabar, de perfilar a todos esos personajes que deambulan a medio hacer, como un bizcocho que se derrite en la mano al sacarlo del horno, inacabados y superfluos, sin evolución personal, apostilla un portavoz. Además la cifra de personajes desamparados, abandonados a su suerte, cada vez es más difícil de recoger. La mayoría acaban atropellados o muertos de hambre en las inmediaciones de los parques, hurgando entre los contenedores para encontrar la identidad que el autor se niega a darle. Y se niega por desaliento, por pereza, por desgana, por frustración.
Se ha observado un mayor número de abandonos en primavera, cuando se suelen fallar la mayoría de los premios literarios. Por eso se pide a todo contertulio televisivo, con imagen, mediático, y con amigos en el mundillo, adopte a alguno de esos personajes desvaídos y andrajoso. A ser posible sin la esterilización de su incipiente hondura
Se solicita a un dueño que se apiade de ellos tras su nacimiento, porque la literatura también es víctima de la crisis.

4 comentarios:

leo dijo...

Fíjate que yo tengo por aquí unos cuantos que me han amenazado con ponerme una denuncia por malos tratos...
Que no cunda el desánimooooooo, jopéeee.
Besisss.
Pd. Llegado el caso, yo me pido adoptar a Mr Darcy.

Carmen dijo...

Ese ya tiene mamá, Mujé.

leo dijo...

Noooooo, su mamá está con la mamá de Marco...
:-))

Lispector dijo...

Jo, a mí hasta los personajes de mi blog me han demandado por abandono del hogar :(.