Textos

sábado, 24 de abril de 2010

COSAS DE LA INFORMÁTICA







La informática tiene sus ventajas, no digo yo que no, pero comunicarte con una grabación sin ápice de sentimientos, es cuanto menos, frustrante. Comprendo que ya no tiene vuelta de hoja, pero el caso es que a mí me sigue desasosegando. Mi nuevo coche, por ejemplo, me tiene controlada.
-Él mismo le avisará de cuando debe llevarlo a revisión- dijo el vendedor.
Y es cierto, es como si tuvieras a un marido meticón a toda hora. Que si ponte el cinturón de seguridad, que si corres mucho, que si frena que nos la damos, que si cambia de marcha que no tienes ni pajolera idea de conducir.
Me tiene hasta las narices. Si entro en un túnel, sin encomendarse ni a Dios ni al diablo, enciende las luces y las apaga cuando salgo. Pone en marcha el limpia parabrisas cuando chispea y lo acelera si jarrea.
Abro y cierro mis cuentas por internet, con solo marcar el número que me indica la grabación.
Pero lo peor es que la cosa ha llegado hasta el trabajo, hasta los compañeros, hasta el desayuno. Y es que ahora cuando quiero preguntarle alguna cuestión a mi vecino de despacho con el que suelo desayunar, debo escribirle un correo.
-Escríbeme un correo -me dijo el otro día.
-Pero, hombre, si te lo estoy preguntando.
-Que me lo escribas, mujer.
Se lo he tenido que escribir, que si mira tú por donde se me ha cerrado la pantalla con información que necesitaba, que si ahora qué puedo hacer.
Al cabo de unos días, en los que ya había olvidado la consulta porque había tenido que rehacer el expediente entero, recibí la siguiente respuesta:

Ha sido resuelto el caso HD0000000088585 a su nombre. Para más información, debe acceder a la aplicación de Gestión de incidencias, seleccionar el caso y consultar la pestaña “Soluciones”
Si la solución dada resuelve su incidencia, seleccione en la pestaña “Información del solicitante” Cerrar, en caso contrario seleccione “Reabrir” Pasado un tiempo sin activar el caso será cerrado automáticamente y su cierre será notificado.
Tipo de caso: Incidencia
Resumen: Ha intentado cambiar configuración de pantalla y se ha perdido el archivo.
Urgencia: Baja.
Firmado: Departamento de informática.

Luego llegó como si nada para ver si salíamos a desayunar.
-Mándame un correo –le dije.
-Pero…
-Que me lo mandes.
Dos días más tarde le he contestado lo siguiente.

Ha sido resuelto al caso Cafeconleche a su nombre. Para más información debe acceder a la aplicación “Desayunos a la taza” seleccionar el tipo de café que desee tomar, con cafeina, sin ella, largo o corto, con sacarina, con azúcar. A su vez ese azúcar lo quiere moreno, blanco...
Si la solución dada le sacia el hambre de media mañana, seleccione la pestaña Soluciones. Cerrar en caso contrario. Pasado un rato sin activar, el caso será cerrado automáticamente, y se quedará más solo que la una y sin café.
Tipo de caso: Incidencia
Resumen: Ha intentado desayunar y se le han marchado todos los compañeros sin avisar.
Urgencia: baja
Firmado: La vecina del despacho de al lado.

5 comentarios:

Angel dijo...

sí,Carmen, la verdad es que tiene guasa. Se supone que todo esto del Internet es una herramienta de comunicación, pero que estamos utilizando demasiadas veces para incomunicarnos.Ya no nos miramos a la cara, ahora pedimos un email, todo a distancia a ser posible, no vaya a ser que nos tengamos que implicar delante de alguien.
Y lo de los coches.... con lo bonito que es darle a las luces uno mismo.
En fin, cualquier día el coche se irá al lavadero el solo (cuando su nivel de polvo supere los mínimos pautados) y tú con la llave en la mano intentado recordar dónde lo has dejado y recriminándote la cabeza que tienes.
Besos

Carmen dijo...

Qué buena idea, Angel. ¿Te imaginas un coche que se vaya a la ducha sin avisar?
Besazo

Fernando Alcalá dijo...

Estoy convencido de que a mí me pasaría lo del coche. Pero convencido convencidísimo!!!!

Y, dios, Carmen, en mis tiempos de becario viví tantas veces lo de las incidencias informáticas y lo de sus e-mails vacíos que no he podido evitar un escalofrío al leerlo!

Eso sí, como siempre cuando cuentas en este estilo, me he partido de la risa.

Carmen dijo...

Gracias, Fernando. Ya recuerdo que una vez el GPS quiso despeñarte por un barranco. Son de peligroso.
Pero no nos dejamos.
Estoy deseando ver tu novela en mesa. Me avisarás ¿eh?

Lispector dijo...

Sí Carmencita, esto es como Matrix, la rebelión de las máquinas... Un beso y feliz finde,

Daniela.