Textos

lunes, 16 de enero de 2012

VEMOS LO QUE SOMOS





Hay una máxima de Anaïs Nin que dice: ”No vemos las cosas tal como son, sino tal como somos” Y ha venido a mi memoria por un artículo que leí en un periódico de cuyo nombre no quiero acordarme. En él decía que era un error gravar a un tipo más alto a las SICAV porque se iría el capital de España, y también a los grandes empresarios que no pagan pero crean puestos de trabajo.
Todavía recuerdo cuando Rayanair amenazó al Estado con despedir a 20.000 trabajadores si le cobraban la deuda que tenía con Hacienda.
Decía también el articulista que los funcionarios, expertos fiscales, que de verdad valen, ya se han marchado a la empresa privada. Es decir, que según él lo que queda en la administración de Hacienda es puro deshecho de tienta, mediocridad, incompetencia.
“No vemos las cosas tal y como son, sino tal y como somos”.
Supongo que valoramos lo que vemos según nuestra propio interior, y si uno es un inútil, no ve más que inútiles a su alrededor. Si es memo, ve memos. Y si es avaricioso no se imagina como puede ver y sentir el mundo un ser generosos y desprendido, por lo que solo ve avaricia.
Es fácil conocer al otro, solo hay que escucharle. Por eso hay quién no puede comprender que haya funcionarios honrados, funcionarios expertos que no se dediquen a crear sociedades interpuestas para defraudar a Hacienda, que no son capaces de aprovechar los escollos que conocieron dentro para utilizarlos fuera, que no amenazan, o aprovechan, o utilizan a sus propios compañeros. Supongo que para una persona sin moral debe ser dificilísimo entender lo que sienten los que tienen vergüenza y dignidad. Es mejor pensar que son unos inútiles que no saben enriquecerse. Supongo que eso es una forma de defensa personal.
Pues bien, que sepa el articulista que hay expertos fiscales que pidieron la excedencia sin intención de engañar sino para ayudar a otros. Que hay funcionarios y ex funcionarios dentro y fuera que son competentes y brillantes, sin necesidad de ser inmorales.
¿Difícil de entender para algunos? Lo comprendo, solo vemos lo que somos. En el fondo no tenemos otra vara de medir que nuestro propio yo.

2 comentarios:

leo dijo...

Amén. Una estupenda entrada.
Que sepas que tú me has hecho recuperar mucha fe en el funcionariado.
Muchos besos.

Carmen dijo...

Me alegro, Leo.
Siempre se debe matizar.
Besote