Textos

domingo, 25 de noviembre de 2012

TEMOR

 Temor a perder el trabajo, a que me avasallen, a no poder defenderme.
 Temor a los contestadores automáticos, robots que te dejan indefenso.
 Temor a los números 900, a pagar por informarme, a las equivocaciones.
 Temor a las facturas que no son mías, a las multas de otro.
 Temor a que me embarguen la cuenta y nadie se responsabilice.
 Temor a que se llevan mis ahorros.
 Temor a llamar a urgencias y que me contesten que lo sienten porque como yo hay miles.
 Temor a las cartas de desahucio, a que me agredan por la calle y nadie me proteja.
 Temor a la avaricia, al abuso.
 Temor a la indigencia, a que me pateen, al hambre, a perder la dignidad.
 Temor a venderme, a claudicar.
 Temor a la impunidad de quienes nos roban.
  Temor a ver marchar a mis hijos muy lejos en busca de un porvenir.
  Temor a la noche, a los pensamientos negros.
  Temor a la dejadez, a la ineptitud de los que han dejado que nos hundamos.
  Temor a la justicia lenta y rutinaria, a las tasas, a las multas injustas.
 Temor a la indefensión, a la impotencia.
 Temor a la enseñanza manipuladora.
 Temor a perder la cordura.
 Temor a dejar de ser humano, a ser utilizado, a la vejez sin recursos.
 Temor a la injusticia, a la soledad.
 Temor a dejar de temer el temor de los demás.

4 comentarios:

Ángel dijo...

el miedo es muy poderoso. De hecho, yo creo que es la fuerza que más nos influye en la vida, después del amor.
Aunque tb es verdad que donde la vida palpita es fuera de la zona de seguridad y que en los momentos duros es donde damos lo mejor y nos conocemos mejor a nosotros mismos.
Por cierto, veo en tu entrada anterior que te has jubilado. Pues ya sabes, a leer y a escribir a mansalva. ¡Qué suerte! :-)

carmen dijo...

Si Angel, a veces pienso que me he precipitado pero las noticias son cada vez mas espeluznantes y me temo que lo que no haga ahora no lo podré hacer mañana. Van a subir la prejubilación, penalizar las bajas, anular vacaciones y bajarnos el sueldo. Además de ponernos verdes solo por ser funcionarios, como si se pudiera generalizar. En fin, que como dices, me voy a escribir y a leer.
Seré mucho más pobre pero también más feliz.

Silvia dijo...

y tras el temor...siempre vendrá la esperanza Carmen !!! UN abrazo fuerte, silvia (me encantó TEMOR)

carmen dijo...

Hola Silvia
Me gusta verte por aquí.
Espero que se nos vayan los temores muy pronto.