Textos

viernes, 6 de junio de 2014

Gus y la casa voladora en la Feria del libro 2014

Hace ya dos años, en abril de 2012, que presenté “Gus y la casa voladora” con Pablo Reyna en “Picnic”. Tenía mucho miedo porque la literatura infantil y juvenil era todo un reto para mí. Cuando Eva Metola me dijo que contaba conmigo porque iba a crear una nueva editorial para niños y jóvenes, me quedé un poco parada. Pablo me ofreció su experiencia y apoyo. Por fin di a luz a “Gus”. El día de la presentación cogí el libro con una mano y soplé sobre él como si fuera un vilano. Le deseé toda la suerte del mundo y pedí que volara muy lejos. Sabía la dificultad de las editoriales pequeñas para hacerse un hueco, sabía que no contaba con amigos que me fueran a poder hacer marketing, ni blog. Sabía que los libros se apilan uno sobre otro en las librerías a una velocidad de vértigo. Pero, sobre todo, sabía que los niños son severos, que no se dejan engañar así como así. Su mundo es demasiado rico como para perder el tiempo en tramas engoladas. Lo sabía porque tengo nietos y sé lo difícil que es mantener su atención durante mucho tiempo. Por eso cerré los ojos, lancé el libro a la suerte y soplé con toda mi ilusión. Desde entonces han pasado tres Ferias del libro, y ahora la editorial Narval me premia con la información de que “Gus”gusta. Mi vilano ha volado y ha atrapado a muchos niños en su deambular, niños que ahora lo piden, niños que “se agarran a él como lapas” según palabras de Patricia que estuvo en la caseta. Estoy muy agradecida a Narval por haberme dado esa oportunidad, por apostar por mí, y sobre todo agradezco a esos niños que por unos momentos dejan la Play y la tele para sentarse a compartir con “Gus” su historia de vuelos y fantasía, de inventos y coraje. Una historia que nació por la confianza de Eva, el apoyo de Pablo, las magnificas ilustraciones de Valenti Ponsa y se puso a volar con fuerza, como un vilano cargado de deseos.

No hay comentarios: