Textos

sábado, 29 de noviembre de 2008

PREMIO CERVANTES


Le han dado el premio Cervantes a Juan Marsé. Me parece bien, aunque al escuchar su nombre no puedo evitar acordarme del revuelo que se armó cuando le dieron el premio Planeta a María del Pau Janer.
Tengo una enorme empatía y en cuanto presencio una humillación pública, lo paso fatal, como si me la estuvieran haciendo a mí. Es duro eso de la empatía porque no solo se deben portar bien conmigo sino también con los que me rodean. Por eso no me gustan las “pelis” violentas, esas en las que el malo es torturador y la sangre corre a borbotones. A mí, no sé cómo explicarlo, hasta me duelen los puñetazos del Far West. Y si a uno le arrancan un ojo, inmediatamente me sale un orzuelo. Es un mal rollo tener empatía, muy malo. Y no quiero ni contar lo que ocurre cuando la “peli” va sobre los campos de exterminio. Entonces ya es que adelgazo por ósmosis.
Pero a lo que íbamos, Mari Pau me da lo mismo, ni siquiera he leído nada de ella. Sé que es periodista y que eso da salida a sus novelas y pasta a las editoriales. Un negocio “cultureta”, vale. Pero el revolcón que le dio Marsé a la pobre chica me dolió en el alma. Tuve que apagar la tele y todo. Porque ganar un planeta con las consecuencias económicas y mediáticas que ello implica, y que te lo chafen, es terrible.
Sí, ya sé que ningún escritor que se precie lo debería ganar teniendo en cuenta la catadura de los premios (según Marsé, claro) que por cierto, fue ganador del Planeta 1978, igual que Cela con sus Planeta, Nobel y Cervantes.
Pero en fin, y sin que salga de aquí, creo que se me enamoraría el alma si me sorprendieran con cien quilitos de las antiguas pesetas (que tampoco entiendo muy bien a qué viene eso de “antiguas”, como si hubieran nuevas pesetas) pero eso ahora no viene al caso. Lo que quiero decir es que ese premio Planeta que supone escaparates atestados de ejemplares, colas a rebosar de lectores, y libros envueltos en bandas de general, no le sirvió de mucho. Porque Mari Pau, lástima de hija, tuvo que soportar, con el premio y los aplausos recién extrenados, el rapapolvo de un Marsé recién caído del guindo planetario, e indignadísimo ante el ataque que se le había hecho a la buena literatura, la que se escribe con mayúsculas y letras doradas. Una obra de ínfima calidad, decía mientras se rasgaba las vestiduras después de haber sido jurado un montón de veces y no desconocer el asuntillo.
La verdad, movía a compasión: Mari Pau llamando vejete a Marsé, y Marsé tembloroso e indignado, afianzándose en la injusticia y en la literatura espoleada.
Hoy es él el homenajeado.
Te deseo suerte, Marsé, y espero de corazón que nadie te estropee tu merecido premio.

6 comentarios:

Lispector dijo...

Carmen, me ha gustado mucho la reflexión que haces, y como siempre, lo bien contada que está. Entiendo lo que dices, y estoy contigo, creo que nadie tiene el más mínimo derecho de humillar a otro, y menos públicamente. Hay algo que nunca voy a entender, cómo es que hay gente capaz de escribir cosas que a veces hasta parece que nos hacen mejores personas, pero ellos a veces son personajes de lo más violentos -no lo digo por Marsé en concreto, sino por más de una caso,en general-. Qué ironía.Recibe un abrazote.

Alex von Arnim dijo...

no sé qué decir a tu cometario, Carmen. Es que vi el título "Premio Cervantes" y me quedé en Cervantes. Y me vino a la cabeza La Galatea, La española Inglesa, Sancho, Dulcinea, El licenciado vidriera, Lepanto, Argel, los tercios, una vida prisionera camino de Constantinopla, la mano de un monje trinitario que para ese viaje y salva a don Quijote.
No sé qué decías de Marsé y Janer, igual otro día me acuerdo ;-)
besos

leo dijo...

Tontos y mezquinos. Es triste, pero así somos los humanos. Ojalá hubiera un premio en el que la dotación fuera un poco de sabiduría extra. Aunque seríamos unos pocos tontorrones los que nos presentaríamos, ¿verdad?
Besossss.

Carmen dijo...

Daniela, me alegro de que lo veas como yo. No hace falta llegar tan lejos, y humillar aunque estés en lo cierto.
Alex, tienes toda la razón,¿por qué emponzoñar un nombre tan fantástico recordando cosas como esas? Mea culpa.
Leo, qué chulo, un premio dotado con sabiduría. Me gusta.

NIKE dijo...

hola!!
yo soy de lima y hasta aqui llegó la crítica de marsé a mari pau y a jaime bayly como finalista y ganadora del premio planeta, en mi caso tengo que dar la razón a marsé, la obra de bayly es infimamente literaria, de mari pau no podria hablar no he leido sus obras, pero como dices hay que guardar las formas, me parece bien que le hayan dado le premio cevantes a marsé, se lo merece.
a propo carme te tengo un regalo en mi blog, espero que te guste
cuidate mucho y sigue escribiendo!!!!!!!!!!!!
un abrazoooooooooooooo!!

Carmen dijo...

Nike, menuda sorpresa me has dado. Y un alegrón. Te he dejado un comentario en tu blog pero no sale. Debe ser que tarda un poco.
Muchas felicidades y espero que continues como hasta ahora.
Carmen