Textos

viernes, 22 de febrero de 2013

CONDENAS EJEMPLARES






He leído en la prensa que han sido detenidas cinco mujeres bosnias por atracar en el metro. Habían cometido trescientos treinta atracos. Tenían una gran pericia, ha comentado la policía. Llevaban robando diez años. Eran carteristas que aprovechaban la entrada y salida de viajeros para rodearlos y sacarles el monedero en plena confusión. No podían hacer nada contra ellas porque… “pagaban el billete”. Las han pillado, por lo que se ve, una vez más. Las han amonestado, una vez más, y el juez harto de tanto robo, tanto delito y tanta amonestación, las ha condenado a algo terrible, doloroso, a algo que va a producir su reinserción inmediata: No acercarse al metro. Les ha impuesto una orden de alejamiento como a los maltratadores, pero no de su pareja sino de su medio de vida: “el metro y las carteras ajenas”. ¡Qué duro!
Me ha dado qué pensar. Creo que de ser así no me importaría que como condena por no declarar mis ingresos en el IRPF me obligaran a alejarme de la Delegación de Hacienda unos metros o quizá kilómetros. Y si quieren ponerme una cadenita que pite cada vez que me aproximo, pues que pite que yo me avengo. Incluso  estaría dispuesta a sufrir tamaña condena en lo que respecta a Tráfico, Seguridad Social, Ayuntamiento. Yo no pago mi deuda, el juez me condena a una orden de alejamiento con pulsera pita, pita incluida, y aquí paz y después gloria.  

2 comentarios:

Lispector dijo...

Hola Carmencita. He estado pachucha emocionalmente, por eso tenía muchísimo tiempo sin pasar por aquí, ni por ningún otro sitio. Me ha gustado mucho tu texto, jo, yo también querría que me castigaran así. Un beso.

carmen dijo...

Cómo me alegra volver a verte por aquí. Espero que estés bien del todo y podamos de nuevo contactar.
Yo he estado muy liada ultimamente y hace mil años que no entraba en el blog. Espero que volvamos a lo nuestro
Un beso muy fuerte