Textos

domingo, 25 de agosto de 2013

DOS SECUESTROS


imagen: Salvador Dali

Ahora resulta que nos han vuelto a secuestrar a Di Stéfano. La primera vez fue el frente de liberación de Venezuela. Esta vez ha sido su familia.  Menos mal que lo ha denunciado su novia (o la que dice que lo es) una tal Gina González, muy mona y destrozada por el dolor. Dice que sus hijos no solo no la dejan visitarlo sino que pretenden incapacitar al “novio/ padre” por merma de su salud física y mental.
La primera vez pilló a Bernabeu pescando en Santa Pola, esta vez me ha pillado a mí nadando en la Albufereta.
Solo cuestión de años, cincuenta más o menos.
Esta historia me recuerda a un titular de “El Hola” que guardé bastante tiempo en el cajón para recordar que la vida es “porca miseria”.
Arriba, a la derecha de la página, se veía a un
anciano. Y en el centro, una treintañera maciza posaba medio desnuda en su yate ante un elenco de marineros cuadrados, rubios y pelirrojos, que la rodeaban sin camiseta pero con gorro. El titular resaltaba las palabras de la treintañera viuda del anciano y heredera universal de sus bienes.
“Lo mejor que me ha dejado mi marido han sido los consejos”.
No digo yo que esa chica y la tal Gina no giman de dolor perdidamente enamoradas de sus parejas, que no arrastren un síndrome de “papá ausente” y sea a ese tipo de hombres maduros y dispuestos a decir frases lapidarias, los que ellas busquen para superar abandonos infantiles.  No voy a entrar en suposiciones de esa índole.
Se me ocurre una idea. ¿Por qué la tal Gina no renuncia a todo beneficio económico y se dedica a cuidarlo y acunarlo entre sus operadas protuberancias hasta el fin? ¿Por qué no hacerlo feliz y luego marcharse vestida de negro y alpargatas? Todos lo agradecerían;  sus hijos, la federación del deporte, los amigos, incluso él mismo. Vivir los últimos años entre brazos jóvenes, oliendo a manzana y romero, escuchando palabras dulces o atrevidas, a los 86 años no es ninguna tontería.
Anda, mujer, qué te cuesta.
Ya veras como los secuestradores te lo devuelven sin rescateE 

No hay comentarios: