Textos

lunes, 4 de julio de 2016

LA VIDA SECRETA DE LA MENTE


                                              

 
imagen: Julie Mallad

Estoy leyendo un libro muy interesante: “La vida secreta de la mente” de Mariano Sigman. Me gusta porque traduce de forma científica ese antiguo refrán de los indios Sioux que dice: “No juzgues a nadie antes de haber caminado dos lunas con sus zapatos”

El estudio científico demuestra que muchas reacciones humanas responden a conformaciones de nuestro  cerebro. Por  ejemplo, si la corteza frontal  se adelgaza se pierde lo que vulgarmente se llama filtro, es decir, que hablas sin pensar, pero no porque quieras, sino porque no puedes evitarlo. Él mismo hizo un experimento que  consistía en que por un sistema de bobinas, se aplicaba una corriente muy tenue pero capaz de activar o inhibir partes del cerebro. Se sometió a la prueba en la que se desactivaba la corteza frontal temporalmente. El experimento duró treinta minutos. Veía una letra y tenía que pensar palabras que empezaran por ella, y luego, pronunciarlas algunos segundos después. Esa espera depende del sistema ejecutivo. Según explica, con la corteza cerebral inhibida era imposible esperar, nombraba las palabras compulsivamente, en el mismo momento que las pensaba. Sabía que tenía que esperar pero no podía. Ese experimento le permitió saber los límites de lo que podemos hacer más allá del deseo y de la voluntad en dominios cognitivos en apariencia muy simples. Es muy difícil si uno lo experimenta ponerse en el lugar del que no puede hacer lo que los demás hacen con naturalidad y sencillez.

POEMA ANÓNIMO

Te ruego que no encuentres errores en un hombre que cae o tropieza en el camino a menos que hayas caminado con sus zapatos o soportado su carga. El zapato bien puede esconder de la vista un clavo que cause dolor o quizá la carga que el soporte, puesta en tus espaldas,  bien puede hacerte tropezar a ti también.

 No desacredites al hombre que hoy está caído a menos que hayas sentido el revés que ocasionó su caída o que hayas sentido lo mismo que solo los caídos conocen.

Tú puedes ser fuerte pero si te enfrentaras con lo mismo que lo hizo caer a él,  en la misma forma y en el mismo lugar,  podría causar que tú también te tambalearas

No seas severo con el hombre que se equivoca ni lo apedrees con palabras ni con rocas a menos que estés seguro, sí, absolutamente seguro, de que tú nunca te has equivocado. Entiende que si acaso la voz del  genio te murmurara con la misma suavidad  con la que habló a ese hombre cuando se perdió, te haría tambalear a ti también.

De nuevo la ciencia va de la mano de la estética.

“Una cultura sin grandes creaciones estéticas es una cultura empobrecida” George Steiner, filosofo y ensayista.

 

 

 

No hay comentarios: