Textos

viernes, 25 de enero de 2008

ESCRIBIR












Escribir es una gran compensación egoísta, una manera pusilánime e imaginaria, de dar salida a pulsiones profundas de tu ser.


Para que una novela haga daño es preciso que sea leída y entendida. La novela sigue siendo la convocatoria de un hombre a otros hombres a encontrarse en lo imaginario, para desde allí entender como insuficiente la vida.


A veces basta con empezar a escribir para que una cierta confianza te gane, para que un cierto sentimiento de exaltación reemplace el desencanto y la parálisis.

No hay comentarios: