Textos

sábado, 15 de octubre de 2016

EL IMPUESTO SOBRE LA FLAUTA









Cuando preparaba la oposición, una noche soñé que el tribunal me preguntaban el impuesto sobre la flauta. Yo miraba hacia un lado y otro buscando a alguien que me ayudara porque no me sonaba de nada. Una compañera, pero del colegio (así son los sueños), me dijo muy bajito: “Es un impuesto de aire”.
Ni que decir tiene que me desperté empapada en sudor e inseguridad. Una vez despierta del todo, comprendí que mis pesadillas eran propias de la angustia pre examen. Mis compañeros todavía recuerdan el sueño y me gastan bromas al respecto. Pero ahora, visto lo visto, empiezo a pensar que de pesadilla nada, que aquello no fue más que un adelanto de los impuestos municipales que nos esperaba muchos años después, que yo era, nada más y nada menos, que un Nostradamus de los años ochenta con visión telescópica para el siglo XXI, y que si hubiera tenido a José para interpretar mi sueño como hizo con el faraón, hubiera avisado a los electores de la manada de vacas flacas que se avecinaban.
El Ayuntamiento está tieso, eso no hay quién lo dude, y el equipo municipal está dispuesto a todo para llenarlo. Se le caen los árboles, se le acumula la basura, los atascos, la polución… Y ha decidido que lo paguemos los madrileños con variopintos impuestos; los del cajero, los de tasas turísticas, los de Vallecas para arriba, los de aparcamientos en días festivos por el centro y pronto, aledaños, la subida de las multas,…
Lo que más ilusión me hace de pertenecer a la Unión Europea es que poquito  a poco van echando abajo todas las atrocidades que sufrimos de nuestros gobernantes para recaudar. Ya echaron por tierra el pago de Impuesto sobre Sucesiones y Donaciones de la Comunidad Valenciana (una aberración que distinguía a los foráneos de los otros) y otras muchas meteduras de pata y mano en  bolsillo.

En fin, que el Impuesto sobre la flauta está al caer, así que no se despiste nadie y se deje de música, sobre todo, sacra.

No hay comentarios: