Textos

viernes, 3 de febrero de 2017

NOSOTROS LOS HÉROES

 Imagen:Asaf Hanuka
                                              






A veces tiene uno la sensación de ser héroe de novela mala. Es algo así como cuando das alguno de tus textos a otro escritor y te lo devuelve lleno de tachones. “¿Pero acaso no te has dado cuenta de que los nombres que has puesto a los personajes principales inducen a confusión, o que has empleado demasiadas veces la misma palabra o escena y se hace cansino?” “Es verdad que tiene un comienzo impactante con esa escena de corrupción y engaño, pero, tío, te has pasado”.
En fin, que cuando uno descubre que Donald Tusk, presidente del Consejo Europeo, se enfrenta a Donal Trump, presidente de EEUU, o que al Ayatolla Jomeini le sustituyó el Ayatolla Jamenei, se siente, cómo diría yo, avasallado por las repeticiones y casualidades. Piensas que el escritor ha pasado una mala noche, que quizá se esté riendo de nosotros, que a lo mejor quiso ligar con la rubia de la barra y escribió un texto a vuela pluma para impresionarla. No sé, no se me ocurre la respuesta exacta. Además, si el relato comienza con une escena estremecedora, tipo corrupción en tal o cual partido, rotura de discos duros, escuchas ilegales, dinero extraído de las arcas para pagar servicios personales, engaños de los directivos de los bancos Y, Z y W. En fin, todo eso, y pasan diez capítulos sin avanzar la trama, si continúan las mismas secuencias, repetidas una y mil veces sin resolver, lo que te apetece es llamar al autor y decirle: “¿Pero tú te has creído que los lectores somos imbéciles o qué?” El problema es que no somos lectores sino personajes. Si un capítulo trata de cómo imputan a una persona por no pagar el impuesto de lo robado y el juez no toma medidas por “haber robado”, (que a mi entender es lo mollar), sino por los impuestos sobre lo ajeno, si no se emite sentencia porque los jueces no lo tienen claro y nadie les apercibe por no aclararse y alargar el planeo meses y años, pues te entran unas ganas enormes de despedir al escritor con cajas destempladas; porque no tiene carácter, porque sus tramas carecen de verosimilitud, por hacerte perder el tiempo y por pasarse las noches tomando chupitos.
  “Esa historia no hay quién se la crea”, le dice el amigo escritor al autor del bodrio.
A veces pienso que un autor de esa guisa no merece a sus personajes, por pasarse las noches de fanfarria y por importarle un pimiento el principio, el nudo y el desenlace.

Los lectores puede que se rebelen pero los héroes nunca, no podemos.

No hay comentarios: