Textos

viernes, 13 de mayo de 2016

DESCUBRIMIENTOS




  



                       







Las últimas noticias me tiene desasosegada. Se ha inventado una piel contra las arrugas de quita y pon. Se ha descubierto un método para conectar las neuronas y terminar con el Alzheimer. Se ha descubierto un fármaco que actúa sobre las células cancerígenas de las mamas y el colón, sin perjudicar al resto del organismo, sin producir desarreglos digestivos ni dejarte sin pelo. Se han descubierto exoplanetas (eso todavía no lo tengo muy estudiado, pero parece ser que hay vida más allá de nuestro planeta). Se han descubierto universos paralelos que van a la contra, es decir, que naces viejo y mueres niño. También una pastilla única que quita la depresión… En fin, que no doy abasto. Y todo esto en una semana. 
Es más, creo que la primera noticia fue del lunes, y ya no paran.
Teniendo en cuenta que soy curiosa y crédula, he perdido el apetito y el sueño. Nada más despertar miro el móvil y descubro que el mundo se está dando la vuelta como un calcetín. Lo malo es que a lo mejor a mí  me coge a desmano y no aprovecho tanta maravilla.
Dicen que las ratas ya llevan su parte de investigación, que están como un pincel, que ahora le toca a las ovejas y que con suerte a nosotros, es decir, a hombres y mujeres en edad de merecer, o sea alrededor de ochenta años.
Ahora lo difícil va a ser descubrir quién tiene ochenta o quien diecinueve, quién se pilla los chollos de Mundosenior y a quién le dan plaza en la guardería, si aquellos a los que nos cruzamos por la calle vienen o van, si provienen del universo paralelo o son de aquí de toda la vida (foráneos, me refiero).
Al final va a ser cierta la frase: “Cuando tu has ido, yo he ido y vuelto mil veces”
Menudo lío tenemos encima. Aunque los demás se líen con mi edad, me da lo mismo. Me conformo con que me dejen ubicada en mis años mozos, sin hilos atravesando la piel de mi cara y dividiéndola en dos partes perfectamente diferenciadas, como algunas que yo me sé.
La cirugía ya estaba llegando a límites muy distorsionantes. 
Alguna mujeres habían retocado tanto su rostro que se parecían a esos gatos que tienen los chinos en su comercio para que les den suerte, esos que solo pueden mover una mano de arriba abajo.
Así que todo lo que nos venga en salud, belleza y exoplanetas  sea bienvenido.



                 

No hay comentarios: