Textos

domingo, 6 de octubre de 2013

REQUETEMAL



REQUETEMAL







Cada vez me gustan menos lo programas de debate. Si fuéramos serios cada uno se sentiría avergonzado de lo que hacen aquellos a los que votó, y no se defendería diciendo “y los tuyos más”.
No entiendo como un votante de IU o del PSOE no lucha como gato panza arriba para que se esclarezca hasta las últimas consecuencias el caso de los ERES, cómo no desea con todas sus fuerzas limpiar el partido al que él le da su voto y su confianza. De la misma forma que no entiendo cómo los votantes del PP no exigen a los suyos el fin de las mentiras, la clarificación de una vez por todas de lo que está pasando con el caso Bárcenas.
Lo honrado, lo que diría mucho en nuestro favor, sería que cada votante exigiera a los suyos honradez y claridad. Exigirla ayuda a este país a levantarse. Si justificas lo injustificable por muy tuyos que los sientas, eres cómplice y sufrirás en tus carnes las consecuencias de tener un país corrupto. ¿Por qué eso no lo vemos? ¿Por qué tantos debates en la tele echándose los trastos en vez de salir a exigir que expliquen o se marchen? ¿Por qué somos tan poco éticos de aceptar las fechorías de los nuestros como si fueran propias? Es que acaso todos seríamos capaces de tomarnos una mariscada con el dinero de otros, de cobrar sobresueldos  salidos del bolsillo de empresarios para que el pueblo tenga que resarcir con su pobreza los servicios prestados a otros. ¿Acaso no nos repugna? ¿Acaso dudamos?
Necesitamos a los sindicatos para defendernos, como necesitamos a los políticos para que dirijan el país, pero no a los corruptos y maleantes  sino a los honrados, a los serios, a los responsables y para eso lo primero es serlo nosotros.
Con listas abiertas parte del problema se solucionaría, y sin aforamientos de tapadillo. Pero ellos no quieren, y mientras tanto nosotros nos peleamos para ver quién es más corrupto, más mentiroso, más manipulador. 
Si no queremos que se pongan de acuerdo para tapar mutuamente sus fechorías  unámonos para poner firmes de una vez por todas a nuestro representantes, y no dejemos que se desmadren en nuestras narices, se rían de nosotros, y aprovechen la inquina que siempre existió entre derechas e izquierdas para hacer mangas y capirotes con nuestro recursos, nuestra educación, nuestra sanidad y nuestros mayores. Que estamos muy requetemal. hombre. ¿Tan  difícil es entender eso? 

No hay comentarios: