Textos

martes, 16 de febrero de 2016

MIENTRAS DORMIMOS

                                   





Estos políticos me tienen muy preocupada. De pronto sale Esperanza Aguirre en la tele diciendo que de quinientos puestos de confianza (pues si que confía) solo dos le han salido rana. Oye, tan contenta con sus aciertos. Y al día siguiente va y dimite. Así, sin más, porque de pronto se considera responsable de los desafueros del PP de Madrid ¿?
Hace unos días escuché a Borrell decir que Pedro Sánchez tendría que escuchar a los miembros del comité federal para tomar decisiones y que de pactar con Podemos el referéndum catalán, nada de nada. Ayer volvió a salir y donde dije digo, digo diego. Que si el secretario General del partido era Sánchez y él era el que tenia que decidir sus pactos y los caminos a seguir.
Luego vi a Rajoy abrochándose el chaleco para no tener que dar la mano a Sánchez, y a éste diciendo que no, que lo hemos visto mal, que fue sin querer, que ellos están la mar de bien y que cuando nadie los veía se dieron la mano una y mil veces, faltaría más.
Los jóvenes del PP un día se ponen de parte del partido caiga quien caiga, y otro dicen que si hay que dimitir por responsabilidad y dejar a otros, pues que qué se le va a hacer.
 Susana Diaz, parece que se viene a Madrid, pero no. Y así hasta ciento.
El único que lo tiene clarísimo es Pablo Iglesias, con gobierno al completo, impuestos decididos, referéndum inapelable… Todo un ganador con 69 escaños mondos y lirondos (y algunos en el aire). Dicen los libros de autoayuda que lo importante no es lo que eres sino lo que crees que eres. Que una buena actitud en la vida te hace triunfar, y que creerte la pera limonera te convierte en ganador. Será por eso.
Cuando vi tan dividido el resultado en las elecciones pensé que esto iba de  ponerse de acuerdo por temas, que como no había tenido nadie la mayoría absoluta, pues que gobernaría el que más votos sacara y que luego no tendría más remedio que pactar tema a tema, someterse al veredicto de los otros, soportar el control económico de su gestión, y llevarse de miedo con todos porque para eso cada partido representa a una parte de la sociedad española.
Pensaba que ya no habría rodillo y que los políticos se pensarían mucho los pasos a seguir porque se había terminado la impunidad, pero parece ser que no, que aquí el que manda es Pablo Iglesias y los independentistas, que Rajoy se permite el lujo de retirar la mano a millones de ciudadanos de este país que votaron a PSOE. Que Sánchez no va a ser más que un presidente que preside un gobierno impuesto. Y, sobre todo, que cada día salen diciendo una cosa. Debe ser que conspiran por la noche, cuando no los vemos. Se dan esa a mano que se niegan con luz y taquígrafos y deciden mientras dormimos,.

A ver con qué nos salen mañana.

No hay comentarios: