Textos

miércoles, 27 de enero de 2016

ESOS SUPERDOTADOS TAN RAROS






Reconozco que el último movimiento de “Podemos” me ha dejado alelada. Es algo así como cuando te encuentras a uno de esos superdotados que parecen tontos, pero no acabas de tener muy claro si es que tú no le alcanzas o el que no te alcanza es él a ti.
Hubiera comprendido que saliera Pablo Iglesias tan contento de la audiencia con el Rey y dijera que le tendía la mano al PSOE, también hubiera estado dispuesta a creer que las asambleas que sirven de base a su partido, asambleario donde los haya, y que deciden todo lo que sea menester, se hubieran reunido a calzón quitado para hacer una propuesta “in extremis” de vicepresidencia y presidencia para la nueva legislatura, que luego, así ya, poco a poco,  fuera convenciendo a Sánchez con lo de los ministros y los ministerios, que una vez logrados sus deseos y sin posibilidad de dar marcha atrás, le hubiese dicho eso de que gracias a su condescendencia el destino le había  sonreído y que le dejaba el trono, en plan “ninot indultat”. En fin, que según mis cánones de actuación, lo habría hecho con disimulo. Sin embargo, el tío salió rodeado del gobierno en pleno, dejando en el aire algunas carteritas para que no se diga, y a Sánchez de presidente honorifico. Todo realizado en la más estricta ocultación para una de las partes del extraño pacto, porque ahora resulta que hasta que Pablo Iglesias declare la republica, el que más respeto le merece en este país, mira tú por dónde, es el Rey, y consideraba que debía ser el primero en enterarse de sus sueños.
Imagino a un viudo proponiendo matrimonio a una chica no sin antes anunciarle que cuidará a sus tres retoños, limpiará la cocina, mantendrá la casa como los chorros del oro y le dará las gracias todos los días de su vida por haberle hecho el favor de pedirle matrimonio. Y todo eso anunciándoselo antes que a ella, al presidente de la comunidad por deferencia.
Es que los superdotados se nos van de las manos, por eso a veces uno los cree tontos, aunque supongo que se debe a que los hay más tontos aún.


No hay comentarios: