Textos

miércoles, 27 de enero de 2016

ESOS SUPERDOTADOS TAN RAROS






Reconozco que el último movimiento de “Podemos” me ha dejado alelada. Es algo así como cuando te encuentras a uno de esos superdotados que parecen tontos, pero no acabas de tener muy claro si es que tú no le alcanzas o el que no te alcanza es él a ti.
Hubiera comprendido que saliera Pablo Iglesias tan contento de la audiencia con el Rey y dijera que le tendía la mano al PSOE, también hubiera estado dispuesta a creer que las asambleas que sirven de base a su partido, asambleario donde los haya, y que deciden todo lo que sea menester, se hubieran reunido a calzón quitado para hacer una propuesta “in extremis” de vicepresidencia y presidencia para la nueva legislatura, que luego, así ya, poco a poco,  fuera convenciendo a Sánchez con lo de los ministros y los ministerios, que una vez logrados sus deseos y sin posibilidad de dar marcha atrás, le hubiese dicho eso de que gracias a su condescendencia el destino le había  sonreído y que le dejaba el trono, en plan “ninot indultat”. En fin, que según mis cánones de actuación, lo habría hecho con disimulo. Sin embargo, el tío salió rodeado del gobierno en pleno, dejando en el aire algunas carteritas para que no se diga, y a Sánchez de presidente honorifico. Todo realizado en la más estricta ocultación para una de las partes del extraño pacto, porque ahora resulta que hasta que Pablo Iglesias declare la republica, el que más respeto le merece en este país, mira tú por dónde, es el Rey, y consideraba que debía ser el primero en enterarse de sus sueños.
Imagino a un viudo proponiendo matrimonio a una chica no sin antes anunciarle que cuidará a sus tres retoños, limpiará la cocina, mantendrá la casa como los chorros del oro y le dará las gracias todos los días de su vida por haberle hecho el favor de pedirle matrimonio. Y todo eso anunciándoselo antes que a ella, al presidente de la comunidad por deferencia.
Es que los superdotados se nos van de las manos, por eso a veces uno los cree tontos, aunque supongo que se debe a que los hay más tontos aún.


sábado, 23 de enero de 2016

ESTAR AL DÍA



                                               



Estoy enganchada a Facebook, reconozco que es fascinante pero tiene consecuencias negativas porque ya casi no leo, casi no escribo, casi no hago deporte, casi me aíslo, y todo porque soy una recalcitrante curiosa. Me despierto a las siete, supongo que porque mi cuerpo se hizo al madrugueo laboral y ahora sigo en él. Entonces, en vez de darme la vuelta e intentar recoger un sueño de mariposas vagarosas y amaneceres rutilantes, me meto en Facebook y allí me encuentro con un mundo nuevo que crece a mi alrededor  a la velocidad de la luz. Y como no quiero que me pillen los nuevos tiempos tal y como me pilló el mayo francés y los hippies, guardando la virginidad como exigían los principios del movimiento nacional y las restantes leyes fundamentales, ahora me mantengo al día.
Las páginas que más leo son las meditativas y sanadoras, sin dejar a un lado las de psicología y numerología. Dicen cosas sabias, que si todo depende de nuestros pensamientos, que si la vida es como nos la imaginamos y no cómo es, que si hay que mandar a freír espárragos a la gente tóxica que nos rodea, que si lo importante es fluir y pasar de todo. Oye, enseñanzas con enjundia que me levantan la moral los diez primeros minutos del día.
Hoy, sin ir más lejos, he leído que se ha inventado una maquina que fotografía el aura, el cuerpo astral, la energía que inunda nuestro ser más recóndito; algo así.  La imagen tomada a través del método de visualización de descarga de gas (Gas Discharge Visualization), una técnica avanzada de fotografía de Kirlian, muestra en azul la fuerza vital de la persona gradualmente dejando el cuerpo. Se refiere a que cuando te mueres se te va la energía por la boca como a los políticos. Eso ya lo sabíamos, pero ver cómo ocurre tiene su encanto. También se ha descubierto que si la muerte es un poco agresiva o de sopetón, la energía vuelve al cuerpo para luego volver a marcharse, en un ir y venir sin sosiego. Un poco como le pasó a Mas y ahora a Rajoy y Sánchez, que como no tienen muy claro si han ganado las elecciones o no, si deben quedarse o marcharse para siempre, si son la bomba o se lo han imaginado y todo está en su mente, vienen y van con su energía en bandolera.  

 La técnica la desarrolla Korotkov, director del Instituto de Investigación de Cultura Física de San Petersburgo, y es avalada como una tecnología médica por el Ministerio de Salud de Rusia. También habla de sus mediciones en lugares supuestamente cargados de energía y de la influencia que tienen unas personas en los campos bioenergéticos de otras. Quizá por eso me descoloco en cuanto la dependienta de la tienda que tengo debajo de casa me saca la talla grande al verme tocar una prenda. Me trasmite una energía electro magnética mala idea que me da la corriente y todo. Si a eso le añadimos que también se puede medir y monitorear el nivel de felicidad de un hombre, pues pierdo el sueño, la lectura, la escritura, las amistades y la capacidad de montarme una realidad paralela que reconforte mi fuerza vital y pueda verse con una inyección de Gas Discharge Visualization.

domingo, 17 de enero de 2016

FALLECIDO O MEDITANDO





                       








Existe un hombre que no se sabe si está vivo o muerto. Tiene doscientos y pico años pero se quedó en éxtasis y ahora no se sabe si su estado es de profunda meditación o fallecido. (quizá en los nuevos test que te ponen para entrar en los EEUU, incluyan la pregunta). Dicen que el hombre durante los doscientos y pico años de pensamiento y concentración perdió la nariz, pero eso no quiere decir nada, es solo eso, que la perdió. No se sabe si se le cayo el moquillo o fue una ráfaga de viento huracanado. El asunto forma parte del misterio.
Si ya me tenían preocupada los congelados del Everest que se utilizan de señalización para las expediciones, esto me ha trastornado completamente.
Este tipo de cosas las escucho por las noches los días de insomnio, si he cenado demasiado o si el vinito me sentó fatal, pero nunca había llegado a tanto. A esas horas en vez de emitir canciones de cuna para que los oyentes cojan el sueño, lo único que emiten son historias increíbles, espeluznantes y aterradoras para dejar a los insomnes hechos polvo y mantener las audiencias.
 Doy un respingo y me levanto a comer, porque no hay nada que consuele más que las galletas María a palo seco. Los temas esotéricos siempre me dieron hambre.  A veces, al despertar con noticias como esa, no sé si lo he soñado o realmente nuestro acontecer diario está plagado de misterios insondables. Me cuesta volver a coger el sueño y mi pesadilla me lleva al lama, porque lo que se me ha olvidado contar es que el hombre de doscientos y pico años es un lama en meditación, “profunda meditación” insisten los expertos. Lo imagino inmerso en una nube, atrapado entre dos mundos, como si se hubiese cogido la túnica en una puerta y ya no pudiese salir de allí. Me entra pánico. Lo que más miedo me da en el mundo es que después de muerta me quede ubicada en tierra de nadie, vagar por el espacio sideral dando vueltas como un asteroide, quedarme atrapada en una casa encantada, como la niña del palacio de Linares, diciendo chorradas sin parar, quedarme como flotando en lo oscuro, que se me caiga la nariz o las orejas y que las generaciones venideras vengan a cachondearse de mí aspecto. No me hubiera congelado como Walt Disney ni por todo el oro del mundo, y ahora resulta que eso es aleatorio, que si te pilla el pleno yoga mental la has fastidiado. Hasta ahora meditaba para calmar mis nervios cuando me decían en la farmacia que el medicamento de ochenta y cuatro con setenta y cinco euros que me recetó el cardiólogo no me lo cubre Muface. Ya le había cogido el tranquillo a la meditación y al “ooooom” cuando me encuentro con la posibilidad de quedarme en tierra de nadie por ansiosa. Me tomo un Relaxul para atemperar mi desasosiego y, mientras espero que haga efecto, el locutor, que está desbarrado, nos habla de un tío que lleva veintitrés años en “deja vu”. No puedo continuar la historia porque se me cierran los ojos y pierdo el sentido. Me duermo como un ceporro y se me queda interruptus la historia.
Nada más levantarme busco en el ordenador al monje. Tiene buen aspecto dentro de lo que cabe, luego al del “deja vu”, pero a ese no lo encuentro.
No hay nada como escuchar la radio a las tres de la madrugada para descubrir realidades paralelas, agujeros negros y misterios sin resolver.

Esta noche me pongo el despertador, faltaría más.

viernes, 15 de enero de 2016

ACTÚA Y LUEGO PREGUNTA

                                   





Si uno echa la vista atrás, si recuerda la cantidad de sufrimiento que los españoles hemos vivido en aras de una independencia que utilizaba todas sus armas para conseguirla, la del pueblo vasco. Si no olvida los muertos, heridos, extorsiones, secuestros y amenazas, si luego ve la forma en la que los catalanes han hecho de su capa un sayo para proclamar su independencia, comprende lo caprichoso del destino. Eso ya lo sabía yo cuando leí que Hernán Cortés conquistó Méjico-Tenochtian con trescientos hombres frente a un millón.
Pues a los catalanes les ha pasado lo mismo. Han conseguido iniciar el proceso para la republica independiente de Cataluña sin despeinarse, aprovechando la falta de firmeza de una retahíla de gobiernos que ahora parece que se lo han encontrado como por sorpresa. Supongo que a Moctezuma  le debió pasar un poco igual, algo de avaricia, un poco de “aquí no pasa nada”, dos gotas de “divide y vencerás”, una emulsión tipo master chef y tres gotitas de abracadabra. El Hernán Cortés catalán se ha colocado en el trono mientras tanto nuestro Moctezuma de turno ha puesto a estudiar a jueces, a fiscales, abogados del Estado y demás juristas. Los pobres, con lo mucho que ya estudiaron en su oposición no se les ocurre nada. Aquello eran temas de memoria y esto es alta política o alta firmeza, y por lo que se ve, no pueden, no se les pasa por la cabeza o no se atrevan a hacer nada con sus enconados estudios, o quizá sí se  atreven y el que no se lanza es Moctezuma. Vete tú a saber.
Todo esto me recuerda al consejo que le dio el abogado a una amiga que se quería separar y largar a su marido sin grandes procesos.: “Tú cambia la cerradura de la casa y luego que él recurra”.
Actúa y luego pregunta.


martes, 12 de enero de 2016

¿Y AHORA QUÉ?

.






En el 15 M nos acercábamos con ilusión a la Puerta del Sol para ver cómo el pueblo se rebelaba, unidos por el simple deseo de no tolerar la avaricia ni la corrupción. La mayoría nos negábamos a aceptar el descomunal beneficio de quizá tan solo un 1 por ciento, frente al deterioro y empobrecimiento de un 99 por ciento. No estábamos dispuestos, lo imposible podría hacerse posible y ese era el ideal que los indignados llevaron a la Puerta del Sol, y fueron seguidos en muchas ciudades. No había líder, procedían de diferentes credos, diferentes razas, religiones y creencias, unidos tan solo por el rechazo a lo que ocurría a nuestro alrededor. Cada uno quería derribar una barrera, que variaba según el lugar y las circunstancias, pero todos buscaban una comunidad mejor, menos tolerante con la inhumanidad. Se trataba de poner fin a todo el sufrimiento que se arrastraba. Era necesario derribar esa muralla que suponía el fin de la injusticia, crear un mundo nuevo y mejorado. Se encontró la fuerza en la calle, pero se ha demostrado que la terea de los indignados es fácil en el derribo pero no en diseñar y construir. Todos mirábamos con el aliento contenido ese espectáculo de rebeldía, y hoy nos encontramos con que alguien ha cogido el timón y lo ha hecho con todo el resentimiento de que es capaz. Su primera medida: colarnos el odio mientras nos afanábamos contra la corrupción, contra la avaricia de los bancos, contra la falta de justicia e impunidad. Mientras pedíamos justicia social, nos colaban sibilinamente el recuerdo de una guerra que lejos de avergonzarlos, como nos debería avergonzar a todos, los enaltece. El cambio de nombres de las calles, el ateísmo recalcitrante y agresor. Si hubiéramos sabido que aquellos a los que admirábamos por su coraje para luchar por la dación en pago y por la justicia, lo primero que harían al llegar al poder sería revolver el odio, vestir a los Reyes Magos de Merlín el encantador, o crear unas Reinas Magas para mofarse de unas ideas que ni les van ni les vienen, que esa valentía y fuerza que nos enamoró, las tomaron prestadas unos cuantos para desmembrar España y volver a alentar el odio de nuestros abuelos, no hubieran obtenido tanto apoyo. Nos han vuelto a engañar y una vez más hemos vuelto a caer: “No era eso, no era eso”, dijo Ortega. No sabíamos que la justicia social que buscábamos se iba a traducir de nuevo en un enfrentamiento, ni en la separación de nuestro pueblo, ni en el odio africano a unas creencias.
Queríamos evitar que se vendieran viviendas sociales a fondos buitres, queríamos tantas cosas y soñábamos tanto, que no nos dimos cuenta de qué era lo que nos iban a dar a cambio. Me gustaría que no se pusieran de acuerdo, que no llegaran a lograr pactos y que se repitieran las elecciones, porque se iban a llevar una gran sorpresa. Me gustaría que vieran que han jugado con la buena voluntad de un pueblo que necesitaba mano dura; pero no odio, justicia; pero no separación, laicismo; pero no mofa.